• Perfil

  • Sobre mí

    Apodos: Gaci y todos sus derivados

    Vivo en: Madrid

    Me gusta: correr, la fotografía, los libros

    Color: azul cielo y rojo

    Número: el 11

    Adoro: el buen tiempo, conducir con música, viajar

    Película: El efecto mariposa

    Un vicio: el hockey

    Un libro: Un milagro en equilibrio, Lucía Etxebarría

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4 seguidores

Por alusiones

 

Asunto:

RE: Your blog entry "The teacher man"

Enviados:

28 noviembre 9:47
GACI NO ME JODAS!!!!!
No me actualices en ingles, llego ilusionada veo que has puesto un nuevo post y cuando empiezo a leer….. ostias… como si fuera chino!
HIJA! Debes de tener la agenda apretadisima no consigo hablar contigo por el messenger

 

– Mea culpa (tronki esto no lo traduzco que es una expresión latina) En vez de enseñar, contaba historias.

Cualquier cosa para mantenerlos callados y en su sitio.
Ellos creían que estaba enseñando.
Yo creía que estaba enseñando.
Estaba aprendiendo.
 
– Si pudiera viajar a cuando tenía 27 años, mi primero de profesor, me sacaría a comer un bistec, una patata asada y una pinta de cerveza negra. Me daría una buena conversación también. Por el amor de Dios, chico, estírate. Echa hacia atrás esos misarables hombros esqueléticos. Para de tartamudear. Habla alto. Deja de desvalorarte. Estas empezando tu carrera de profesor y no es una vida fácil. Lo sé. Yo lo hice. Estarías mejor como policía. Al menos tendrías una pistola o una porra para defenderte. Un profesor no tiene más que su boca. Si no aprendes a amarlo te retorcerás en una esquina del infierno.
 
– Mucho después de mis días como profesor echo cuentas en hojas de papel y quedo impresionado por lo que significan. En Nueva York di clases en cinco institutos y una universidad. Di clases de día, de noche y en una escuela de verano. Mi aritmética me cuenta que unos docemil chicos y chicas, hombres y mujeres, se sentaron en un pupitre y escucharon mi lectura, sermón , aliento, divagación, canción, declamación, recital, predicación, quedadas en blanco. Pienso en esos docemil y me pregunto que hice por ellos. Entonces pienso en lo que ellos hicieron por mi.
 
– Al comienzo de cada evaluación les decía a mis estudiantes de escritura creativa: estamos juntos en esto. Yo no se vosotros, pero soy serio sobre esta asignatura y estoy seguro de una cosa: al final de esta evaluaciín una persona habrá aprendido algo, y esa persona, mis pequeños amigos, seré yo.
 
– Hay momentos y miradas.  Pueden ser muy tímidos para decirte que fue una buena clase pero tu lo sabes por la manera en la que salen y te miran si fue un éxito o algo para olvidar. Esas miradas de aprobación abrigan tu corazón en el tren de vuelta a casa. 
 
 
 
Esta noche hablamos para ver que estais haciendo en la cena de Navidad, abstenerse borrachas diciendome cuanto nos queremos, que tambien habrá padres!!! OKM!! Gaci
Anuncios

Una respuesta

  1. Mucho mejor! VEs… asi se que la vida del profesor es una mierda porque que cojones de mirada de aprobacion van a tener! Hay que quemarlos a todos! jajaja
     
    La cena… fue… una cena!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: