• Perfil

  • Sobre mí

    Apodos: Gaci y todos sus derivados

    Vivo en: Madrid

    Me gusta: correr, la fotografía, los libros

    Color: azul cielo y rojo

    Número: el 11

    Adoro: el buen tiempo, conducir con música, viajar

    Película: El efecto mariposa

    Un vicio: el hockey

    Un libro: Un milagro en equilibrio, Lucía Etxebarría

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4 seguidores

Como no voy a mojarme si aqui dentro no deja de llover…

Quisiera poner la canción del loricar (Delincuentes & Maldita Nerea – El secreto de las tortugas http://es.youtube.com/watch?v=OlKCUELlnzc) pero mejor pongo esta: Nena Daconte – Cara de idiota http://es.youtube.com/watch?v=oy4f0epZ1GE

 

“Verás, yo soy una persona que ama la música de tal manera que amo la música con pena. Cuando tengo mucha pena, yo por dentro canto. Canto de una manera diferente. Cuando tengo alegría soy muy feliz con la música. Pero la música siempre está ahí. Cuando tengo desdenes la música está ahí. Y además como la música está acompañada de muchas letras que te dicen cosas que tu necesitas oir en ese momento, yo simpre canto…” Rocío Jurado

Hoy no sé porque me he acordado de la entrevista que Jesús Quintero le hizo a Rocío Jurado meses de que muriera. No es que yo fuera fan de la jurado, pero recordé algunos fragmentos de lo que dijo que me parecieron realmente bonitos y la he buscado por Internet pero no he encontrado el video. Pongo lo que encontré por escrito.

‘Cuando me vaya, no será porque
no haya peleado’

Jesús Quintero. ¿Te sentiste presionada para hablar de tu enfermedad?

Rocío Jurado. No, lo hice porque quise. Había muchos rumores, se decían muchas cosas y la que de verdad sabía lo que pasaba era yo. ¡Y quién mejor que yo para explicarlo! Creía que era mi obligación. Reuní a todos los medios para contarlo.

J. Q. ¿El mundo se viene abajo cuando a uno le comunican lo que tiene?

R. J. Totalmente. Se acaba la perspectiva, los planes de futuro se rompen, piensas hasta aquí hemos llegado. Es un momento muy fuerte y te vienen dudas, por si has hecho lo correcto.

J. Q. ¿Podrías ser feliz sin el aplauso, sin el escenario, sin los aplausos y los focos?

R. J. He estado a punto de perder todo eso. Cuando estaba a punto de perder todo eso, estaba haciéndome una composición de lugar. A ver cómo puedo seguir siendo medianamente feliz e intentaba imaginar cómo podría ser feliz. A lo mejor podía conseguirlo, pero eso ya no es la felicidad. La felicidad para mí es todo eso.

J. Q. ¿A qué temes más, a los dolores del alma o del cuerpo?

R. J. A los del alma porque dejan más huella. Los del cuerpo sí se olvidan. Algunos del alma no.

J. Q. Siempre he pensado en lo tremendo de la soledad de la quimio. ¿Fue muy duro todo?

R. J. Eso es horroroso. Todo el que ha pasado por ahí lo sabe. Diré que nunca me he sentido tan hermanada con las personas que sufren como ahora. A mí siempre me ha preocupado, pero ahora es sobremanera. Estoy dispuesta a lo que sea, con tal de echar una mano a las personas que lo necesiten.

J. Q. ¿Qué se aprende del dolor? ¿Qué has aprendido tú del dolor?

R. J. He aprendido a hermanarme con la gente que sufre. Yo ya lo traía, pero no es lo mismo cuando ya te pasa. Cuando te pasa, te sientes en hermandad.

J. Q. ¿Ahora te emocionas por cosas que no te emocionabas antes?

R. J. Sí. Por ejemplo, antes me emocionaba mucho por una mujer embarazada, porque siempre me ha gustado mucho la maternidad. Pero ahora más aún. Ahora ya sé que yo no voy a poder. Y, ante la maternidad, eso de nunca más, ante una cosa que te llega tanto, es muy fuerte. Pero la vida es así. También es alegría y llanto.

J. Q. ¿No has perdido la alegría de vivir?

R. J. No. Al contrario, tengo ganas de luchar.

J. Q. ¿Sientes que vas a ganar la batalla?

R. J. Y si no la gano, cuando me vaya no será porque no haya peleado. Vamos a estar ahí con el mazo.

J. Q. ¿En qué momento estás? ¿Estás curada?

R. J. No. Del todo, no. Estoy en un momento de esperanza y de lucha. De seguir luchando, de seguir vigilando y ojalá que sea de cura total, pero no es ese momento en que dices que hay que olvidarse.

J. Q. Cada día la estadística de gente que se cura es más grande, ¿no?

R. J. Sí. Hay más esperanza, más avances y las personas estamos más preparadas y dispuestas a hacernos más chequeos. Estamos más mentalizados y estamos más encima de la enfermedad. No hay que tenerle miedo. La enfermedad juega con el miedo de las personas. Eso de “no quiero saberlo”, no puede ser. Al contrario, hay que enfrentarse, rebuscar y decir: ahí estás tú, ahí te voy a dar. Hay que enfrentarse y si tú estás preparada y te enfrentas, lo puedes coger a tiempo, que es lo importante de esta enfermedad.

J. Q. ¿En ese momento, aunque tengamos mucha gente alrededor, estamos realmente solos?

R. J. En se momento sí. Es el momento de la verdad… Mira, cuando yo entré al quirófano, como tengo también el problema de las alergias y todas esas cosas, yo creía, como era una operación larga y tal, yo dije, de aquí a lo mejor no salgo, le dije al médico: mira, si me quedo en la operación, (esto es muy fuerte para mí incluso recordarlo) le dije: si me quedo, ponerme una inyección de ésas que reaniman aunque sea tres minutos para decirle adiós a mi gente. Era lo único que me importaba, porque cuando entras allí, te ves tan sola que dices, ¿y no me voy a despedir de nadie si me pasa algo? Ésa es la verdadera soledad, el no tener a nadie al que decirle adiós, que me voy. Es muy fuerte. Y eso, el no tener a nadie, le ha pasado a mucha gente. Lo entiendo perfectamente

J. Q. Pero nunca has cerrado los ojos pensando que era el final, ¿verdad?

R. J. No. Siempre he tenido el atisbo de la esperanza; si no, no sería yo.

J. Q. ¿Ahora, tienes la misma filosofía de la vida?

R. J. No. Ahora, todo tiene mucho más valor. Cada día que amanece es un regalo. Es que no sabemos lo que tenemos. Cuando nos levantamos por la mañana y miramos alrededor, y vemos el milagro de la vida, es el espectáculo más grande del mundo. Ver amanecer y saber que estás dentro de ese espectáculo, ése es el regalo más maravilloso. No lo sabemos hasta que estamos a punto de no tenerlo.

J. Q. ¿Volverás al escenario?

R. J. Todavía no lo sé, aún estoy en el compás de espera. He hecho un programa de televisión, un disco; pero para ponerme delante del público tengo que estar muy recuperada, porque sé que esto me va a pegar un gran pellizco.

J. Q. ¿Cambiarías los 300 premios mundiales, los teatros del mundo, los poemas de Alberti, Gala, Burgos o los grandes poetas, lo cambiarías todo por el brillo de la juventud?

R. J. No. Yo no quiero volver para atrás. Lo vivido, vivido. Lo pasado, está pasado. Y que Dios me dé muchos días para tirar para adelante. Y si volviera a nacer, cometería los mismos errores, porque no puedo renunciar a ser como soy. Si volviera para atrás, sólo volvería atrás para ver la carita de mi madre y mi padre. Vivo dentro de mí la frescura de la juventud con mi hija, mis sobrinos, mi niña, mi niño, mis nietos…

Hemos perdido contra el San Fernando en un partido pasado por agua y con una nube mental. Proximo finde para casa aprovechando el puente. A aprovechar!!

Anuncios

Una respuesta

  1. Paso a desearte una feliz semana.
     
    Yo no quiero volver para atrás. (Por que sé que no puedo y querer cosas que no pueden ser hace daño) Lo vivido, vivido. (Por supuesto) Lo pasado, está pasado. (Por desgracia, y ya no tiene solución) Y que Dios me dé muchos días para tirar para adelante. Y si volviera a nacer, cometería los mismos errores, (Seguramente, pero ahora que los he cometido intentaré no volver a tropezar otra vez con la misma piedra, pero no estoy seguro de poder hacerlo porque…) porque no puedo renunciar a ser como soy.
     
    No sé si ha sido un error, pero de todas maneras gracias por el detalle. Me alegra tenerte en mi lista de amigos. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: