• Perfil

  • Sobre mí

    Apodos: Gaci y todos sus derivados

    Vivo en: Madrid

    Me gusta: correr, la fotografía, los libros

    Color: azul cielo y rojo

    Número: el 11

    Adoro: el buen tiempo, conducir con música, viajar

    Odio: la gente de mente cerrada

    Película: El efecto mariposa

    Un vicio: el hockey

    Un libro: Un milagro en equilibrio, Lucía Etxebarría

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4 seguidores

Un pulsómetro y una pregunta

 
Cuando llega un paciente nuevo a Fisioterapia con diagnostico "cervicalgia por tráfico" me pienso muy mucho lo que voy a hacer. Pueden ser casos realmente interesantes en los que puedes hacer/aprender/ayudar mucho o pueden ser todo lo contrario, casos en los que bajes los brazos y acabes totalmente fustrado porque no ves ninguna evolución y ya no sabes que estás haciendo mal. Así que yo miro de arriba a abajo a la persona e intento descifrar cual es su actitud: la de una persona que está jodida y quiere colaborar para que eso se le pase o la de un indiferente que va además a lo que va.
 
¿Que a que va? No he dicho que una cervicalgia por tráfico a parte de una lesión de cuello es un proceso legal. En él además de médicos y fisios entran abogados, seguros, peritos y hasta jueces. Resonancias del médico para tasar el porcentaje de lesión, resonancias de mi abogado para tener más pruebas… Por sufrir un golpe vas a recibir una buena indemnización del seguro del otro que puedes hinchar de muchas maneras, por ejemplo aproximadamente 60 euros por día que tengas que ir a rehabilitación.
 
Hace un mes me llegó una nueva paciente "cervicalgia por tráfico". En la primera "exploración de actitud" pregunto "¿cómo estás?" y obtengo un "ja!" y una mirada hacia el techo que quiere decir "tu qué crees bonita". Vuelvo a repetir la pregunta con el mismo tono y manteniendo la mirada ("que te creerás tu, que el golpe te lo di yo?") y por lo menos esta vez obtengo un… "pues buena, fastidiada…" más amable.
 
La primera impresión es la que cuenta y esta chica conmigo desde luego llevaba todas las de perder. A mi nunca se me ocurriría contestar en ese tono a un profesional que me pregunta como estoy y en el momento me pareció hasta una falta de educación. Pero no se por qué… decidí intentarlo, y no dejarla a su suerte entre una lamparita de calor y una máquina de corrientes y la incluí en la lista de pacientes con terapia manual.
 
Y la cosa empezó a mejorar. A mover la cabeza mejor, a probar a pinchar tal músculo y que se pasara el dolor de cabeza, a relajar aquel otro y quitar sonidos de la mandíbula, a mover esa vértebra y quitar el dolor de espalda. A hacer lo que para mi significa una buena intervención, que es de lo que se trata mi trabajo. Y aunque queramos creer que no, eso reconforta.
 
Pero llegamos al punto en el que quieres dejar al paciente perfecto, que te diga no me duele nada! Pero todos los días hay una recaída por aquí, una leve molestia por allá, si estoy bien pero… Y ahí viene mi dilema…
 
           ¿me está diciendo la verdad?
              ¿estará ya bien pero intentando alargar la baja para pillar más pasta?
                  bueno, la dejaré algo más porque lo mismo es verdad
                     lo mismo soy yo que se me está escapando algo que he dejado sin mirarle
                        ¿pero el qué?
                            venga vamos a probar a hacer esto o lo otro
                                nada, que sigue igual
                                   me está tomando el pelo
                                      vaya, si aqui pone que trabaja en una empresa familiar
                                         seguro que está trabajando y por eso no le importa alargar la baja
                                             voy a hablar con el médico porque tiene cita dentro de unos dias
                                                 si, seguro que me está mintiendo pq yo creo que ya le he hecho todo
                                                    está bien
                                                       voy a hablar con su médico
 
Efectivamente el viernes su médico después de mis informes le dice que las molestias que tiene son normales… y que el lunes venga a por el alta. Pasa a Fisioterapia a contarmelo. ¿De verdad? Bueno no te preocupes, sigue con todos los estiramientos y hábitos que te he enseñado que vas a estar bien. Si.. y con la manta "electroelectrónica" si quieres. Y vuelve a correr que te va a soltar muchas tensiones especialmente a ti que eres tan nerviosa. Venga, a quemar ese pulsómetro que llevas!!
 
Esta mañana he ido al trabajo en autobús, y según entro plas! ya me he encontrado a un paciente y tengo que ir dándole conversación hasta que lleguemos. Y hoy ha sido ella. Que tal, que tal, bien, vaya tiempo, como coges el autobus estando tan cerca? bueno hoy es que iba pillada… Y cuando hemos entrado yo a fichar y ella a la sala de espera me ha dado una bolsa que llevaba en la mano y me ha dicho: "Toma, para que corras", "Gracias de verdad, no tenías por qué! Luego lo abro" Y cuando lo he abierto en el vestuario he tenido que volver a salir a agradecerselo.
 
Me ha regalado un pulsómetro Polar F4, justo el de la foto del post de abajo sobre frecuencia cardiaca y entrenamiento. Una chulada que me ha hecho muchísima ilusión y que debe de costar unos 70 euros. "Muchas gracias, de verdad, me ha hecho mucha ilusión. Te has pasado, de verdad que no hacía falta. Te lo agradezco mucho"…     "Y yo"
 
Y aquí es donde llego al punto, ¿me he equivocado? ¿Estaba realmente jodida y yo por no ser capaz de solucionarlo en vez de seguir planteandomelo la he metido la en el saco de los mentirosos? Porque ser así de agradecido es la última colaboración que un paciente puede hacer, y esta lo ha sido.
 
Esto me lo planteo todos los días porque es un gran impedimento para aprender. A veces no se si estoy haciendo las cosas mal o me está mintiendo. No se si tengo que seguir intentando y que sea un farsante, caso en el que acabo pensando que la fisioterapia es una mierda y yo además una paquete; o pensar que me están engañando y parar de hacer nada y dejar mal a un pobre inocente.
 
Egoistamente el que menos me importa es el pobre inocente, porque entiendo que si alguien tiene un problema acudirá a tantos profesionales como le haga falta para no quedarse así, sea yo u otro. Pero me fastidia porque NUNCA NUNCA VOY A SABER SI ESTOY HACIENDO LAS COSAS BIEN O MAL. ¿Y el día que me llegue un paciente privado cómo voy a actuar?
 
Hoy de momento me traigo para casa un pulsómetro y una pregunta, y por qué no, una sonrisa y muchas esperanzas.
 
Anuncios

Una respuesta

  1. Esas dudas son normales y gente agradecida, desagradecida, buena y mezquina siempre habrá, lo importante es que tú tienes una gran vocación y unos principios claros, y así nunca puedes estar haciendo las cosas mal, porque aunque te puedas equivocar en alguna ocasión, habrá sido desde la mejor de las voluntades y disposición posibles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: