• Perfil

  • Sobre mí

    Apodos: Gaci y todos sus derivados

    Vivo en: Madrid

    Me gusta: correr, la fotografía, los libros

    Color: azul cielo y rojo

    Número: el 11

    Adoro: el buen tiempo, conducir con música, viajar

    Película: El efecto mariposa

    Un vicio: el hockey

    Un libro: Un milagro en equilibrio, Lucía Etxebarría

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4 seguidores

Croacia: The Mediterranean as it once was?

Coldplay & Buenavista Social Club – Clocks: http://www.youtube.com/watch?v=k85X3ZGwYtk

 Siguiendo con los post sobre lo que hice verano os contaré hoy el viaje que hicimos a Croacia y mis opiniones personales, ya que cuando lo planificamos nos fueron muy útiles los post que encontramos en los blogs de gente que ya había ido.

 

Croacia es un país que estuvo en guerra hasta 1991 cuando los terrotorios de la antigüa Yugoslavia se dividieron buscando indepencia. Por eso siempre tuvimos a estos países (Croacia, Bosnia, Montenegro…) a la hora de la cena en el teledirario hablando de guerras tanto tiempo que ahora lo unamos a eso y no a un distino turístico del mismo Mediaterráneo como pueda ser Italia o España. Croacia desde entonces y con el lema que da título a este post empezó a intentar promover el turismo con la propaganda de que era un sitio inexplorado e inexplotado donde la cultura mediterranea se encontraba de manera auténtica. Y amigos, así debió ser, porque nosotros ya llegamos tarde. Croacia está más masificada que Benidorm un 15 de agosto. Pero primero cuento la ruta:

 

Día 1 y 2: Madrid – Dubrovnik

Normalmente todo el mundo hace la ruta desde al norte hacia el sur, por ir de lo más feo a lo más bonito y hacia las playas, pero nosotros lo hicimos al revés simplemente porque por los vuelvos que encontramos nos salía más barato así.

Dubrovnik dicen que es la ciudad más bonita de Croacia. La ciudad amurallada (el casco antigüo) es pequeñito y lo único que realmente merece la pena ver, porque hacia las afueras lo único que hay son casas propias esparcidas como pueda ser Guadarrama.

Todo el casco antigüo está construido en una piedra muy clara que le da a la ciudad un aspecto muy medieval, pero en realidad si lo piensas casi toda la ciudad es una reconstrucción porque fue bombardeada durante la guerra.

Es bonito, pero no me pareció nada especial. Es que dentro del casco antigüo TODO son turistas, no ves a gente que viva allí. Solo hay restaurantes, heladerías y cómo no, ocho millones de tiendas de souvenirs. Y una tienda Nike de tres pisos incrustada en la fachada mediaval de piedra de la calle más principal (esto es muy típico en toda Croacia, tienda Puma al lado de la ruina romana)

Más que en una ciudad me daba la sensación de estar en un escenario de Port Aventura.

Día 3: Dubrovnik – Korcula

Cogimos el ferry y nos fuimos de islas. La verdad que mola montar en ferry, todo el mundo se pone en bikini y vas tirado en la cubierta tomando el sol y disfrutando del paisaje y del color del agua. O si te apetece más cubrirte en el interior hay mesas con sillones donde puedes jugarte una partida de cartas o leer un rato.

En Korcula llegas al pueblo principal, que es muy pequeñito, con una iglesia y calles estrechas. Dicen que de allí era Marco Polo y por supuesto ya sabeis que habrá no? El museo-“casa” Marco Polo para sacar un poco de pasta.

 osas que hacer en Korcula: nos alquilamos un coche y fuimos a la playa de Pupnatska Luca (en la foto), un sitio muy guay la verdad. Es una playa de cantos rodados que a mi me encanta porque sales del agua y no se manchas de arena, sino que te tiras en los cantos que está calentitos y te quedas adormilado. Eso si, no es una playa para andar dando paseos, es un poco incómodo. Antes de allí también fuimos a Lumbarda pero no merece la pena, una playa como otra cualquiera.

Día 4: Korcula – Hvar

Pase en ferry de nuevo hacia la isla de Hvar. En las guias pone que es en la que hay más “fiesta”, pero es como las otras. Nosotros nos alojamos en Stari Grad, pueblo donde no hay absolutamente ningún atractivo turístico. Alquilamos coche y fuimos a Hvar pueblo, donde tampoco hay mucho: un paseo, el puerto y cómo no muchas tiendas de souvenirs. Nos tomamos un helado y nos fuimos a cenar a Jelsa. Lo que más nos molo de toda la isla: el coche que alquilamos. Me encantó dar un paseo conduciendo está monada 🙂

Día 5: Hvar – Split

Ferry hasta tierra firme en Split. Esta ciudad creo que es la que muy tener un poco más “aquel”. Tiene un núcleo de la ciudad pegado al puerto que es lo que abarca la muralla donde se mantiene la ciudad romana muy bien conservada. De vez en cuando salen actores disfrazados de soldados o del césar y hacen pequeñas representaciones.

Fuera de eso no hay nada nada más, se ve en unas horas (y si, y eso qu he dicho que es la que tiene más aquel) Cenamos en la tratoria que recomienda la guia Loony Planet. Casi lloro con los gnoquis y los mejillones. 

 Día 6: Excursión a Brac

Desde Split cogimos el ferry para pasar el día en la playa de Bol de la isla de Brac, porque vimos en la guía que podía ser bonita y nos apetecía día de playa. Como podeis ver en la foto tiene una forma supercuriosa y estoy convencida de superartificial. Ponen unos cantos rodados para que tenga forma de pico y reclamo para que la isla que nos llene de guiris por el dichoso piquito, cómo somos. Lo tienen obviamente superbien organizado para ofrecerte taxi desde el sitio donde te deja el ferry hasta la playa, que es como una media hora, pero no sale caro porque los taxis son furgonetas de 9 personas en la que no les importa si conseguen meter a 11 (se paga precio fijo por persona)

Día 7: Split

 Nos quedamos un día colgados en Split porque era domingo y el sitio donde teníamos hecha la reserva desde España del alquiler estaba cerrado. ¡Ojo con esto! Aun así no nos vino mal porque yo ya estaba harta de ver tanta ruinecita y tirar de la maleta. Nos fuimos a la playa.

Día 8: Trogir – Sibenik – Zadar – Plitvije

 Conseguimos por fin el coche (cómo me mola el Golf, que tacto! algún día tendré yo un coche asi!?) y nos fuimos parando en todos estos pueblos hasta llegar para pasar la noche en Plitvije. Lista interminable de pueblos de iglesia, puerto y avenida principal llena de tiendas, tiendas, tiendas y souvenirs. Para mi nada que merezca la pena.

 

Día 8: Parque Nacional de Plitvije – Oplatija – Pula

 Esto sí que mereció la pena. Este parque nacional es patrimonio de la UNESCO y tiene unas cataratas y lagos de colores que nunca había visto. Me di de cabezazos por no haberme llevado la réflex porque hubiera podido flipar, pero aun así fue una buena decisión porque para el resto del viaje me fue indistinto.

En el parque cuando sacas la entrada tiendes múltiples opciones de recorrido indicado por el número de horas que se tarda. Cada uno está nombrado por una letra y tienes que ir siguiéndola en los carteles que te van apareciendo por el camino. Nosotros cogimos uno de 4 h que se hacía muy bien. Vas caminando por una tarima apuntalada cómo a un metro por encima del suelo dándote la sensación que vas plenamente por el medio de la naturaleza.

Cuando acabamos fuimos hacia Pula parando en Oplatija para tomar un helado, otro pueblo sin más aunque luego la tía del sitio donde dormimos en Pula nos dijo “oh, Oplatija, you guys must stop in your way to Zagreb, it is a place everybody has to visit once in a lifetime” Y tan once, porque once y no más. 

Día 9: Pula – Rovinj – Porec

Pula. Famosa por el coliseo que conserva tipo el de Roma pero en pequeñito. También un arco donde comienza la calle más principal de este mediterraneo pueblo en la que, si habeis leido toda esta chapa, imaginais que están todas las tiendas más modernas como en el centro comercial de Madrid. Lo vimos en una mañana y fuimos por la tarde a unas playas que está un poco más al sur, Premantura. Ese sitio si que lo recomiendo.

Luego parada en Rovinij (puerto, iglesia, tiendas tiendas tiendas)* y llegamos a Porec a pasar la noche.

Día 9: Porec – Zagreb

Y adivinad Porec… *. Zagreb lo vimos de noche porque nos pasamos toda la tarde intentando devolver el coche. Los del alquiler tenían una dirección erronea de la oficina y al final había que dejarlo en un hotel… y la de mi madre. Un lio! A parte los croatas decicados a los alquileres, venta de entradas, ferrys… desde luego me parecieron de lo más amargo y menos amable. Zagreb es bonito, bueno, dejémoslo en que no es feo. Dimos una vuelta por la parte centro y cenamos en un restaurante muy guay en frente de la catedral (Restaurante Katedralis)

Recomendaciones:

Alojamiento: no pilleis nada de antemano, alli lo normal es dormir en “Sobes”, es decir, gente que alquila la parte de arriba de sus casas o habitaciones. No os preocupeis que se os van a lanzar encima cada vez que bajeis del ferry o llegueis a una ciudad en cualquier calle centrica. Desde luego hay miles de croatas que est´an viviendo de esto ahora mismo. No digais que si al primero que se os acerque y regatearles.

Comida: muy parecida a la italiana. Pizzerias, mucho helado… pero para nada como el italiano. De precio igual que aqui en todas las zonas turisticas, saben con que dinero nos movemos.

Dinero: es la kuna, nosotros cambiamos alli directamente. 7 cunas es 1 euro.

Ferrys:  la compañia se llama Jadronilija (www.jadrolinija.hr). Los podeis sacar los dias de antes en las oficinas que estan donde sale el barco o incluso el mismo dia. Si viajais con coche es otra movida, los podeis subir pero pagando a parte. Yo creo que para las islas es mejor alquilar en la misma isla a la que llegueis.

 

Mi impresion general es que es un pais de turismo masificado hasta un punto extremo en el que no encontrareis nada que no haya en España, el factor contraste no va a ser muy grande viajando a Croacia. Para mi es una italia a lo cutre: alguna ruina romana, algun helado… y poco mas. La verdad es que si ya teneis cogido el viaje no esta mal, pero si lo estais considerandolo en vuestras opciones yo no os lo recomendaria. Vale que yo ahora estoy influenciada por mi situacion personal y estoy cansada de viajar, que ahora mismo disfruto mas las vacaciones de estar que de las de ver, pero yo creo que hay sitios mas bonitos o mas distintos. A mi Croacia me ha servido para darme cuenta que tengo que hacer mas turismo nacional, empezando por Asturias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: