• Perfil

  • Sobre mí

    Apodos: Gaci y todos sus derivados

    Vivo en: Madrid

    Me gusta: correr, la fotografía, los libros

    Color: azul cielo y rojo

    Número: el 11

    Adoro: el buen tiempo, conducir con música, viajar

    Película: El efecto mariposa

    Un vicio: el hockey

    Un libro: Un milagro en equilibrio, Lucía Etxebarría

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4 seguidores

¿Hay cosas que nunca cambian?

Bryan Adams – The best of me: http://www.youtube.com/watch?v=KF-F_Jlk9HQ

Hoy me ha dado por mirar ese apartado del blog  “Sobre mí” que aparece a la izquierda, como la típica cosa que un día derrepente te da por mirar porque como lo ves tan a menudo ya nunca te fijas en ella, y me ha hecho gracia. Eso lo escribí cuando empecé el blog, por 2005. Hoy años más tarde puedo darme cuenta de que…Mi apodo, bueno, sigo siendo Gaci, pero desde que me vine a Gijón todo el mundo me llama por mi nombre por razones obvias… Y lo de Pasi ya quedó atrás cuando acabé la uni. Por cierto, venía por mis empanadas mentales y mi somnolencia en clase, fueron tiempos de duros madrugones pero no venía se pasiva, ni de parsimonia… sino de sobaos pasiegos, que cabronas jaja

Que mis colores, esos siguen siendo los mismos y mi númeropor supuesto, aunque ahora no lo tengo. Pero está en Madrid para… Dios sabe cuando…Mi peli favorita… si, aunque he añadido más títulos. Y mi canción, ahora considero que aunque esa en concreto me encanta no la puedo reducir a una única.

Que sobre mi comida favorita…y Dios esto me hace mucha gracia… ya no detesto el pescado, es más… como incluso más que carne. Y esto no os puede parecer tan raro, pero si supierais lo gran carnívora y antipescado que he sido toda mi vida es para que se te desencaje la mandíbula.La historia fue que cuando vine a vivir aquí y la responsabilidad de mi alimentación pasó a depender sólo de mi fui consciente de que me tenía que obligar a comer pescado alguna vez por semana, y dado que en el trabajo me pagan la comida empecé a probar pescados en recetas que no fuera la maldita merluza en salsa verde que mi madre me hacía una noche por semana, probablemente martes y jueves cuando llegaba con hambre de de entrenar y nada más abrir la puerta de casa me hacía tirar la funda de los palos al suelo del recibidor y decir, NO MAMÁ!!! ESE OLOR A PESCADO HOY NO!!! Fui probando pescados que me empezaron hasta a gustar… y sumado a que por lo que he ido estudiando sobre alimentación tienen mejores propiedades que la carne y me vienen bien para el tiroides por el yodo… hasta empecé, hace un mes, incluso a comprarlo para hacerlo en casa.

Esto de verdad es la leche, algo que jamás hubiera creído de mi. Cuando se lo cuento a mi madre por teléfono hay largos silencios… tanto que a veces me da miedo que haya dejado colgado el teléfono y se me presencie en la Renfe de Gijón. Ella dice que he madurado, yo que la culpa es suya porque no sabe cocinar pescado!!Sobre la bebida, ya no me pongo cocacolas light con hielo. Al menos tan frecuentemente. Sé que si le hicieramos caso a todo no comeríamos nada, pero cuando empiezas a estudiar y te dicen que el ácido fosfórico de la cocacola te dismineraliza los huesos, que tiene demasiado gas, y que la normal tiene como un cuarto del contenido en azúcar puro… se te quitan un poco las ganas.

Mi bebida alcoholica si es el ron… pero bebo casi más ginebra, porque aprendí que ahí no meten garrafón y hacen que mis resacas no sean un día perdido de mi vida.Mi ciudad, de España si, siempre será Salamanca, puesto que soy consciente que soy madrileña adoptada y la que tengo mucho apego. Lo sería también Segovia si mi padre nos hubiera llevado por allí, aunque eso no ha matado la curiosidad por concerlo.

De fuera Amsterdam me sigue parenciendo la capital europea, pero ahora me parte el corazón con Roma. Y por supuesto si, para la ciudad seguirá siendo Nueva York y todos los veranos que arrasamos allí con pocas obligaciones y mucha pasta, aquella sensación es Manhattan. Habrá que volver dentro de algún tiempo.Pero mi ciudad ahora también es Madrid, el estar lejos me ha servido para darme cuenta del “síndrome del residente” y de lo poco que la he conocido mientras he vivido allí. Por eso ahora cada vez que bajo la miro distinto, y eso me encanta.

Y algún día será Gijón porque la recordaré con todo el cariño con el que ahora intento disfrutarla pensando justamente en eso, en que algún día recordaré lo bien que vivía yo aquí.

Sigo adorando y odiando lo mismo, pero aunque viajar me siga encantado, ahora voy a tomarme justo unas vacaciones. Al final me he cansado de vivir tirando de maletas, de no saber si esos vaqueros están aquí en Madrid, y busco vacaciones de estar y no de explorar. Quién me diría a mi que era de hacer el petate e irme a tomar viento a la derecha, y a decir a los que se quedaban de tranquis por aquí cerca…¡¡¡ pero con lo grande que es el mundo que haceis ahí!!! Que cosas.Mi libro será el mismo, porque ese siempre va a ser uno que me marcó en ese momento.

Y hay otro apartado que recuerdo que quité que era un sueño, quizás en esa racha después de empezar el blog en el que comenzamos a trabajar y todo era tan negro que nunca creí cumplir, que era trabajar en fisioterapia deportiva de élite.Pues bien, no lo he logrado ni estoy en camino de. Tampoco se si ahora mismo sigue siendo el mismo. Pero si lo pienso creo que en parte lo he cumplido. Un compañero de curro que tuve me dijo antes de que comenzara el postgrado de punción de puntos gatillo que no me flipara, que eso sólo me iban a aguantar los deportistas. Pues bien, a día de hoy es la técnica que más me sirve para tratar y que me lo aguantan como autenticos campeones deportitas de élite que no tienen que batir marcas. Pescaderos que levantan pales de cientos de kilos, charcuteras que descargan cientos de jamones, limpiadoras que hacen auténticas maratones… Y que son capaces de aguantar como jabatos lo que sea para curar esas lumbares o ese hombro, más cargado que el de Gasol o el de Cristiano Ronaldo. Tienen que volver a poder funcionar para mantener su curro… y eso si que es presión y no la de volver a jugar. ¿Lo he cumplido o no?

Al final es sorprendente lo que alguien puede llegar a cambiar, a mi me al menos me sorprenden ciertas cosas de mi misma. Aunque creo que son más bien eso, las cosas de nosotros las que cambian. La menera de ser, de estar, de valorar, entender, priorizar… creo que nunca cambia de nadie. Y si un día lo hace eso si que es cambiar, quizás a bien, pero quizá la mayor parte de las veces a mal, porque te vuelve un desconocidoAh! y sobre mi vicio, eso si que sigue y creo que seguirá siempre siendo el mismo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: