• Perfil

  • Sobre mí

    Apodos: Gaci y todos sus derivados

    Vivo en: Madrid

    Me gusta: correr, la fotografía, los libros

    Color: azul cielo y rojo

    Número: el 11

    Adoro: el buen tiempo, conducir con música, viajar

    Película: El efecto mariposa

    Un vicio: el hockey

    Un libro: Un milagro en equilibrio, Lucía Etxebarría

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4 seguidores

Con juguete nuevo

The White Stripes – Seven nation army: http://www.youtube.com/watch?v=6j7huh5Egew

Este es el codo de Carlos, un pintor de barcos operado de epicondilitis (tendinitis de los extensores de la mano, vamos, del piquito ese de la izquierda donde tiene la cicatriz, una lesión muy frecuente en trabajos manuales que podría ocupar pronto un post). Yo creo que esta cirugía en un 90% de los casos sirve de muy poco, pero el tema es que él ya me llegó así, es decir, con tendinitis y operado: doblemente j… fastidiado.

Está siendo muy bueno porque se deja pinchar puntos gatillo sin refunfuñar, pero tenemos uno, exactamente en el músculo 1º radial, que da igual cuantas santas veces se lo pinche que siempre hay respuesta de espamo en el músculo cuando se lo hago, una contracción involuntaria que quiere decir que está activo y a mi eso me da mucho por el saco. Y es que además al presionarlo y pincharlo reproduce el santo “dolor de muelas” que dice que le sobreviene varias veces al día.

Pues bien, ya se me han hinchado las narices… y a grandes males grandes remedios. Esta mañana tras varias semanas de amenazas me han mandado de una ferretería a otra y de ahí a otra hasta que por fin he comprado dos pinzas de banana de 2 mm y…

Toma campeón!! Esta es una técnica que aprendí cuando hice el postgrado de punción de puntos gatillo pero que en todos estos años nunca había probado por no tener las pinzas a mano, pero que ya he sacado porque a este punto lo mato yo por mis misimos o me mata a mi.

Se llama electroacupuntura. Localizas el punto gatillo (culpable de la contractura), introduces la aguja sobre él, otra al lado y, en vez de poner dos electrodos adhesivos para utilizar una corriente sobre la piel adaptas las pinzitas y le pegas la corriente. Para fisios: los parámetros con los que estoy probando son 4 Hz, con 50 milisegundos durante 15 minutos.

Los resultados en unos días. Mientras mis pacientes dicen que mi grado de crueldad es insospechado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: