• Perfil

  • Sobre mí

    Apodos: Gaci y todos sus derivados

    Vivo en: Madrid

    Me gusta: correr, la fotografía, los libros

    Color: azul cielo y rojo

    Número: el 11

    Adoro: el buen tiempo, conducir con música, viajar

    Película: El efecto mariposa

    Un vicio: el hockey

    Un libro: Un milagro en equilibrio, Lucía Etxebarría

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 4 seguidores

El hombre en busca de sentido (Viktor Frank)

Vetusta Morla – Copenaghe: https://www.youtube.com/watch?v=Mw2cy_7rWF0

“Nunca olvidaré una noche en la que me despertaron los gemidos de un prisionero amigo que se agitaba en sueños, obviamente víctima de una terrible pesadilla. Dado que siempre me he sentido especialmente dolorido por las personas que padecen pesadillas angustiosas, quise despertar al pobre hombre. Y de pronto retiré la mano que estaba a punto de sacudirle asustado de lo que iba a hacer. Comprendí en seguida que ningún sueño, por horrible que fuera, podía ser tan malo como la realidad del campo que nos rodeaba y a la que estaba a punto de devolverle”

[-]

“Por primera vez en mi vida comprendí la verdad vertida en las canciones de tantos poetas y proclamada en la sabiduría de tantos pensadores. La verdad de que el amor es la meta última y más alta a la que puede aspirar el hombre. Fue entonces cuando aprendí el significado del mayor de los secretos que la poesía, el credo humano y el pensamiento intentan comunicar: la salvación del hombre está en el amor y a través del amor”

[-]

“A medida que la vida interior del prisionero se hacía más intensa, sentíamos también la belleza de la naturaleza y el arte como nunca antes. Bajo su influencia llegábamos a olvidarnos de nuestras terribles circunstancias. Si alguien hubiera visto nuestros rostros cuando en el viaje de Auschwitz al campo de Baviera con sus cimas refulgentes al atardecer asomados por los ventanucos enrejados del vagón, nunca hubieran creído que se trataba de los rostros de hombres sin esperanza de vivir ni ser libres. Una tarde que nos hayábamos descansando sobre el piso de nuestra barraca, muertos de cansancio, los cuencos de sopa en las manos, uno de los prisioneros entró corriendo para decirnos que salieramos a contemplar la maravillosa puesta de sol y de pie, allá fuera, vimos hacia el oeste densos nubarrones y todo el cielo plagado de nubes que cambiaban de forma y color desde el azul acero al rojo bermellón, mientras que los desolados barracones grisáceos ofrecían un contraste hiriente cuando los charcos del suelo fangoso reflejaban el resplandor del cielo. Y entonces, después de dar unos pasos en silencio, un prisionero le dijo a otro: ¡Qué bello podría ser el mundo!”

[-]

“Los que estuvimos en los campos de concentración recordamos a los hombres que iban de barracón en barracón consolando a los demás, dándoles el último trozo de pan que les quedaba. Puede que fueran pocos en número, pero ofrecían pruebas suficientes de que al hombre se le puede arrebatar todo salvo una cosa, la última de las libertades humanas: la elección de la actitud personal ante un conjunto de circunstancias”

[-]

“Se trataba de hacerles comprender que la vida todavía esperaba algo de ellos. A uno le quedaba un hijo que adoraba y que estaba esperándole en el extranejero. En otro caso no era una persona sino… ¡su obra! Era un científico que había iniciado la publicación de una colección de libros que debía concluir. Nadie más que él podía realizar su trabajo, lo mismo que nadie más nunca reemplazar al padre el afecto del hijo. El hombre que se hace consciente de su responsabilidad ante el ser humano que le espera con todo su afecto o ante una obra inconclusa no podrá nunca tirar su vida por la borda. Conoce el por qué de su existencia y podrá entonces soportar casi cualquier cómo”

[-]

“Hay dos razas de hombres en el mundo y nada más que dos: la de los decentes y la de los indecentes. Ambas se encuentran en todas partes y en todas las capas sociales. Ningún grupo se compone de hombres decentes o de hombres indecentes así sin más. En este sentido ningún grupo es de pura raza, y por ello a veces se podría encontrar entre los guardias alguno decente”

[-]

“Puede verse pues que la salud se basa en un cierto grado de tensión. Lo que el hombre necesita realmente no es vivir sin tensiones, sino esforzarse en conseguir una meta que merezca la pena. Lo que precisa no es eliminar la tensión a toda costa, sino sentir la llamada de un sentido potencial que está esperando a que él lo cumpla. Cuando los arquitectos quieren apuntalar un arco que se hunde, aumentan la carga sobre él para que sus partes se unan con mayor firmeza”

[-]

 “La libertad es sólo la parte de una historia y la mitad de una verdad. La libertad no es más que el aspecto negativo de cualquier fenómeno, cuyo aspecto positivo es la responsabilidad. De hecho, la libertad correr el peligro de degenerar en una nueva arbitrariedad a no ser que se viva con responsabilidad. Por eso yo recomiendo que la estatua de la Libertad en la costa este de EEUU se complemente con la estatua de la Responsabilidad en la costa oeste”

[-]

A la persona que ataca los problemas, ¿qué puede importarle cuando ve que se va volviendo viejo?¿Tiene alguna razón para envidiar a la gente jóven? ¿O sentir nostalgia por su juventud perdida? ¿Por qué ha de envidiar a los jóvenes?¿Por las posibilidades que tienen? ¿Por el futuro que les espera? “No, gracias”, pensará. En vez de posibilidades yo cuento con las realidades de mi pasado, no sólo la realidad del trabajo hecho y del amor amado, sino de los sufrientos sufridos valientemente. Estos sufrimientos son precisamente las cosas de las que me siento más orgulloso aunque no inspiren envidia”

[-]

“La ansiedad anticipatoria se da en individuos neuróticos. Es característico de ese temor el producir precisamente aquello que el paciente teme. Por ejemplo, una persona que teme ponerse colorada cuando entra en una gran sala y se encuentra con mucha gente, se ruborizará sin la menor duda. Por irónico que parezca, de la misma forma que el miedo hace que suceda lo que uno teme, una intención obligada hace imposible, una intención obligada hace imposible lo que uno desea a la fuerza. La ansiedad anticipatoria crea una hiperintención”

[-]

“Tan pronto como el paciente deja de luchar contra sus obsesiones y en vez de ello intenta ridiculizarlas tratándolas con ironía al aplicarles la intención paradójica, se rompe el círculo vicioso, el síntoma de debilita y finalmente se atrofia”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: